DÍA DEL MUTUALISMO. Por Eduardo Fontenla.

Pasan las décadas, pasan los gobiernos, y en la Argentina algunas propuestas de desarrollo sostenible no son tomadas en su real dimensión en el diseño de las políticas públicas, tal el caso del mutualismo, una de la columnas centrales del sector de la economía social.
La celebración del “Día del Mutualismo” debe ser una oportunidad propicia para reflexionar sobre la estrategias de desarrollo e integración que desde el propio movimiento debemos consensuar y poner en marcha en favor de la gente.
Para este objetivo el mutualismo debe repasar antiguas lecciones de identidad y recuperar algunas ideas fuerza orientadoras, como las que se mencionan en los considerandos del Decreto nº 22.946 del 25 de septiembre del 1945, que expresan ”Que el mutualismo constituye en el país, actualmente, un esfuerzo ponderable de agremiación, alcanzando una magnitud y un relieve insospechado que el desarrollo de la acción privada de dichas instituciones redunda en beneficio de la masa obrera del país, evitando así el pauperismo” y “Que todo lo que el Estado haga por intermedio de sus organismos oficiales para difundir y estimular el mutualismo, significará un movimiento de profundo contenido social”.
Recordemos que por dicho decreto se estableció formalmente el primer sábado de octubre como el “Día del Mutualismo”, ya que su celebración se realizaba desde el año 1936 por iniciativa de la Asociación Obrera de Socorros Mutuos.
Esperamos que esta celebración en una Argentina de cambios acelerados y de la búsqueda de alternativas de un desarrollo sin exclusiones, permita aumentar la compresión doctrinaria y operativa de la gestión mutual, para poder ofrecer los servicios con calidad y a precio justo a todos y cada uno de sus asociados.
Retomando el Decreto nº 22946 es necesario reconocer la complementariedad que debe existir entre el Estado y el sector de la economía social en favor del bien común. Complementariedad que muchas veces no es tenida en cuenta, ni promovida en las políticas públicas.
También un desconocimiento de las bases doctrinarias y la operatividad organizacional conllevan a una descalificación peligrosa de las mutuales como entidades empresarias de servicios solidarios, a veces apoyada y/o justificada en hechos aislados para nada representativos del accionar del mutualismo.
Esto no es nuevo y debemos desconocer el carácter político y los intereses comerciales concretos, obviamente nunca explicitados, que alientan los ciertos ataques a las mutuales, como las exclusiones a participar de determinadas ramas de servicios que limitan la capacidad operativa de prestación a sus asociados.
Aunque las mutuales. como las empresas de la economía social, por su conformación tienen una fuerte difusión y protagonismo en sus comunidades, llama la atención la exagerada generalización que se suele hacer ante un fracaso de gestión de una entidad mutual o ante actos de corrupción de algunos dirigentes y funcionarios. Con este mecanismo se pretende desvirtuar ante la opinión pública el verdadero protagonismo asumido por el mutualismo en la Argentina y el Mundo por casi dos siglos, tratando de instalar en la sociedad que el fracaso o poca transparencia es del todo mutualismo en su conjunto y que las empresas de la economía social ya no son viables ni posibles en un mundo competitivo y globalizado.
Lo expresado bajo ningún aspecto significa justificar ineficiencias en los servicios o tolerar la acción de dirigentes y funcionarios corruptos que desnaturalizan la visión y misión de las mutuales y que usan la figura mutual en beneficio propio perjudicando a sus miembros y a todo el sector, todo lo contrario, significa llamar la atención sobre intereses que pretenden instalar el fracaso del mutualismo en Argentina.
Por ello, esta celebración debe ser un nuevo punto de apoyo para potenciar el diseño de estrategias de fortalecimiento institucional, consolidando la acción mutual en el mercado a través de los distintos y variados servicios que prestan. Fortalecimiento que debe incluir los mecanismos fiscalización interna y control social, imprescindibles en organizaciones abiertas, democráticas, pluralistas y participativas.
Estos objetivos los lograremos con una dirigencia representativa y decisional, comprometida con un enfoque sistémico de los siete principios que orientan el accionar del mutualismo. A lo que debe sumarse una capacidad técnica de gestión que logre diferenciar los servicios de las mutuales de los que ofrecen otros tipos de empresas. Porque la organización mutual lejos de ser un idea del pasado, es una opción empresaria inteligente y actual para alcanzar un desarrollo “con profundo sentido social”, como lo dice el Decreto del año 1945 y que destacamos especialmente en el día de la conmemoración del mutualismo argentino.
Compártelo:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Blogplay
  • Add to favorites
  • blogmarks
  • email
  • LinkedIn
  • Meneame
  • PDF
  • RSS
  • Twitter
  • Yahoo! Bookmarks
Guarda el enlace permanente. Publica un comentario

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Boletín del CIESO

Si desea estar informado de todas nuestras actividades, suscríbase a nuestro boletín
Nombre
Email
  • Tags


  • 0
    Páginas
    Vistas
    Powered By Google Analytics