ECONOMIA SOCIAL, DESARROLLO E INCLUSION, COMPILADO POR MARIO ELGUE, SE PRESENTÓ EN VILLA MARÍA.

Presidió Olaviaga, fundador y primer presidente de la Fundación que lo hizo editar.

La fuerte incidencia del asociativismo en el desarrollo local y regional y en la infraestructura y los servicios comunitarios se probó largamente el viernes en la noche, cuando se presentó el libro Economía Social, Desarrollo e Inclusión. Emprendimientos e innovaciones locales y regionales.

La obra literaria, editada por Corregidor hace sólo un mes, y que integra la colección Economía Social y Desarrollo Local, impulsada por la Delegación Buenos Aires de la Fundación Centro de Investigaciones de la Economía Social (CIESO), alcanzó dimensión pública en la sede local de la organización, agrupada en GESTA.

En 250 páginas, el libro describe emprendimientos e innovaciones locales y regionales en el ancho campo de la Economía Social, compilados por el especialista Mario Elgue, titular precisamente de la delegación capitalina de la fundación villamariense.

Elgue reclamó a los gobiernos municipal, provincial y nacional la creación de direcciones, secretarías y ministerios de Economía Social y Desarrollo Local, con presupuestos propios, y recursos humanos y técnicos adecuados para la promoción y contralor del sector, que ya representa más del 10 por ciento del PIB de la Argentina.

El ex titular del Instituto Provincial de Acción Cooperativa (IPAC) de Buenos Aires y ex presidente del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) cerró la lista de relatos que se formularon sobre  fecundas experiencias asociativas que divulga el libro.

Uno de ellos a cargo de la docente María Margarita Graziani, quien resaltó  la decisiva gravitación en los precios de los alimentos y los artículos del hogar que ejerce en Bahía Blanca y gran parte del sur del país, la Cooperativa Obrera, primera cooperativa de consumidores del país y segunda de América Latina, con sus 83 hipermercados, supermercados integrales, supermercados y autoservicios y 516 cajas registradoras, que atienden a 800 mil socios.

El libro de la Economía Social describe, asimismo, la praxis mutualista que incidió la vida de treinta años de la Asociación Mutual Mercantil Argentina (AMMA) y del paso ejemplar de Giol, empresa estatal en decadencia, a la próspera y consagrada Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (FECOVITA) Limitada. También repasa, en el informe del tercer expositor, el especialista Gustavo Bertolini,  los alientos formativos y económicos que se destinaron en la provincia de Buenos Aires y la Nación a emprendimientos colectivos, hoy también con registros muy honrosos en la generación de empleo y riqueza.

La apertura del acto de presentación del libro estuvo a cargo de Miguel Ángel Olaviaga, fundador y primer presidente de la Fundación villamariense, y actual titular del Grupo de Entidades Sociales de Trabajo Asociado (GESTA).

El también candidato a intendente municipal de Villa María no ocultó su deleite por la circunstancia que protagonizaba, poniéndole su firma y fervor  a las propuestas que se formularon sobre la necesidad que la Economía Social y el Desarrollo Local, el asociativismo en suma, integren las políticas públicas que se apliquen con el objeto de mejorar la vida de la gente, en cada pueblo y ciudad de la Argentina.

Compártelo:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Blogplay
  • Add to favorites
  • blogmarks
  • email
  • LinkedIn
  • Meneame
  • PDF
  • RSS
  • Twitter
  • Yahoo! Bookmarks
Guarda el enlace permanente. Publica un comentario

3 Comentarios

  1. viviana azcurra
    Publicado: 18 julio, 2011 a las 17:24 | Permalink

    Agradeceria informacion para obtener el libro de referencia. Me encuentro realizando una investigacion en la Universidad de Lanus, sobre economia social.
    Cordialmente.
    Lic. Viviana Azcurra

    • Eugenia
      Publicado: 19 julio, 2011 a las 14:31 | Permalink

      Viviana,
      El libro está disponible en las principales librerías del país. Sdos.

      • Publicado: 17 julio, 2015 a las 14:28 | Permalink

        Es lf3gico y sensato.Yo teneda en mente usar las coeoprativas para una cosa muy concreta: las becas-pre9stamo en la Universidad.Con el cambio de modelo formativo bolof1e9s , la carga de trabajo aumenta mucho (tanto que impide, de facto, desarrollar trabajos complementarios excepto ser repartidor de pizza, supongo). Con lo que iremos acerce1ndonos progresivamente al modelo norteamericano de beca-pre9stamo integral. Me1s afan si el sistema universitario de anglosajona como sugeredas en un post hace un par de meses. Para esas becas-pre9stamo sereda ideal una Cooperativa Universitaria de Cre9dito. |

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Boletín del CIESO

Si desea estar informado de todas nuestras actividades, suscríbase a nuestro boletín
Nombre
Email
  • Tags


  • 0
    Páginas
    Vistas
    Powered By Google Analytics