EL MERCOSUR COMO CAMINO ASOCIATIVO DE INTERESES COMUNES. Por Mario Elgue.

1. LA REUNIÓN ESPECIALIZADA DEL MERCOSUR

Antes de la formalización de un ámbito solidario especializado, se fueron dando iniciativas pioneras de interacción cooperativa en diversos rubros productivos y de servicios y algunos encuentros entre los órganos públicos y del sector de los cuatro países. Desde el Instituto Provincial de Acción Cooperativa (IPAC), del Ministerio de la Producción de la Pcia. de Bs. As., presidido entonces por quien esto escribe, se apostó desde el inicio al protagonismo de la economía social y del asociativismo productivo en un Mercado Común del Sur que no se redujera a las grandes empresas y/o a declaraciones superestructurales. Con esa convicción, se concretó en 1996, en la casa de gobierno bonaerense, un importante seminario de los cuatro Autoridades Nacionales de Aplicación, junto a mipymes y a dirigentes empresarios y sociales regionales, congregando a más de quinientos participantes.

Mas adelante fue creada, por Resolución 5/99 del Grupo del Mercado Común, la Reunión Especializada de Cooperativas del Mercosur -RECM-. Está mediación institucional está compuesta por los organismos gubernamentales responsables de la política cooperativa de los cuatro países miembros y actúa en consulta permanente con las confederaciones del sector. Entre sus objetivos, se pueden destacar:

  • Armonización de aspectos legislativos y tributarios.
  • Complementación de actividades productivas y de servicios.
  • Articulación de recursos del sector y del Estado.
  • Libertad de circulación e instalación de las cooperativas de la región.
  • Búsqueda de una figura jurídica cooperativa del Mercosur y elaboración de un Estatuto tipo.

Durante el primer semestre de 2004, a la Argentina le correspondió la Presidencia Pro-Témpore de la Reunión Especializada, a través de la presidencia del INAES, que ocupaba entonces el autor de este texto. Continuando las acciones emprendidas, se acrecentaron los intercambios de ideas en torno a un Mercosur que se pueda erigir en eje estratégico para el desarrollo de la economía social, en la cual el cooperativismo constituya su columna vertebral.

En el transcurso de esta titularidad Pro-Témpore, se logró la conformación de una Subcomisión de Cooperativas en el seno de la Comisión Parlamentaria Conjunta y se hizo hincapié en que el Mercosur no sólo implica una instancia de comercio intra y extra zona sino que es un componente de peso dentro del proyecto latinoamericano inconcluso. Proyecto que supone retomar un objetivo trascendente como el de la Comunidad Sudamericana de Naciones que, en tanto tenga como norte un desarrollo armónico e incluyente y un espacio extendido que garantice una inserción digna en el mercado global, mantiene su vigencia.

No menos significativo fue el insistir en la complementariedad de las cooperativas de las zonas de frontera, con las reuniones de Salto-Concordia, Foz-Iguazú y de Santa Ana de Libramento-Rivera entre las más relevantes. En estos y en otros lugares, se efectuaron encuestas para identificar necesidades y potencialidades y se emitió un documento sobre los proyectos y anteproyectos  intercooperativos.

Entre otros pasos apreciables de este interregno, se pueden señalar el avance en el análisis de los instrumentos necesarios para la eliminación de las asimetrías legales e impositivas y las gestiones para mejorar la articulación con las políticas públicas, puntos sobre los cuales se realizaron dos importantes publicaciones

En esta presidencia del INAES, se motorizó la instrumentación de la Comisión Mixta con el Ministerio de Educación en Argentina para la enseñanza obligatoria del cooperativismo y mutualismo en todos los niveles educativos.  Dicho compromiso fue asumido, a través de una Acta-Acuerdo firmada con el Ministro de Educación, Lic. Daniel Filmus, en el Congreso Argentino de la Cooperación, que el INAES co-organizó con CONINAGRO Y COOPERAR en el Teatro Opera de Bs. As, el 19 de abril de 2004.

Se potenciaron las relaciones con la Comisión Parlamentaria Conjunta y con la Comisión de Asuntos Cooperativos, Mutuales y ONGs de la Cámara de Diputados. Se solicitó la incorporación al Consejo Agropecuario del Sur (CAS) de las reivindicaciones del cooperativismo agropecuario en el temario del Mercosur.

La participación en la Red de Universidades Públicas del Grupo Montevideo fue activa, como así también en el Comité de Investigadores Latinoamericanos de la ACI. A fines del 2003, habíamos diseñado el Foro Federal de Investigadores y Docentes en Economía Social en la Secretaría de Políticas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social de Argentina, en concordancia con  estos vínculos académicos regionales.

El mejoramiento de las relaciones entre los sectores de la economía social y entre el MERCOSUR y la RECM, fue incorporado al orden del día, ideando políticas conjuntas de cohesión social y herramientas para incubar a los emprendimientos de la economía popular, bregando por la incorporación del cooperativismo y de las iniciativas solidarias en los pronunciamientos de las próximas reuniones de los Jefes de Estado y del gobierno de la UE- América Latina y el Caribe.

En este sentido, los consensos estuvieron centrados alrededor de las comunicaciones conjuntas que se transcriben a continuación:

Comunicado conjunto de los Presidentes de los Estados partes del Mercosur. Junio 18 de 2003:

Punto 16:Coincidieron en la necesidad de dar impulso al movimiento cooperativo en el Mercosur, reconociendo en dicha actividad una importante herramienta para el desarrollo. En ese sentido, instaron a la Reunión Especializada de Cooperativas del Mercosur a seguir avanzando en sus discusiones, en el entendido de que el cooperativismo es un importante agente de desarrollo regional, integración económica, inclusión y cohesión social.”

Comunicado conjunto de los Presidentes de los Estados partes del Mercosur, más Chile y Bolivia, Junio 18 de 2003:

Punto 21:  “Reconocieron la necesidad de vigorizar el trabajo de la Reunión Especializada de Cooperativas con vista a propugnar la convergencia de las mismas a escala regional, teniendo en cuenta el aporte del sector privado y de la sociedad civil para la inserción internacional competitiva y para el desarrollo sostenible del sector agropecuario de la región.”

Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno. Tercer Encuentro de la Sociedad Civil- Guadalajara –28 y 29 de Mayo de 2004. UE – América Latina y Caribe:

“Reconocieron, coincidiendo con la recomendación 193 de la OIT y la Comunicación de la Comisión Europea sobre la promoción de las cooperativas, el papel de las mismas y de las demás empresas de la economía social en el desarrollo integral de nuestros países. En este marco, instan al intercambio de experiencias entre las organizaciones concernidas de la UE y de los países de América Latina y el Caribe, así como al establecimiento de programas de cooperación”.

Los gráficos que siguen, esquematizan la institucionalidad del Mercosur:

2. REPRESENTATIVIDAD DE LAS COOPERATIVAS EN LOS PAÍSES MIEMBROS

En el Uruguay, el sector cooperativo abarca el 19% de total de sus exportaciones, siendo los productos más representativos la  leche y las  lanas. Posee el 80% de la capacidad de almacenaje de granos en propiedad del movimiento cooperativo y un modelo de autoconstrucción de viviendas reconocido en el ámbito internacional.

En el Paraguay, las cooperativas manejan el 40% de las exportaciones agroalimentarias;  el 20% de los créditos los otorgan cooperativas de ahorro y crédito y el 50% de la producción láctea está en manos solidarias. El movimiento cooperativo del país hermano genera 53.000 empleos directos.

En Argentina, en el sector agroalimentario, las cooperativas producen el 35% de la producción láctea, el 44% del acopio y procesamiento del tabaco, el 22% de las plantas de acopio de granos y el 10% de la producción vitivinícola.

En el sector de servicios públicos existen 590 cooperativas eléctricas, que representan el 15% del total nacional y el 73% del total nacional de electrificación rural. Operan 311 cooperativas telefónicas, 639 cooperativas de provisión de agua a potable (cubren el 10% de la población) y hay 60 cooperativas de provisión de servicios cloacales (brindando cobertura a 1.200.000 personas).

El Brasil cuenta con 5.652 cooperativas que abarcan a 5.014.016 asociados. De ese total, 1.519 tienen actividad agropecuaria, con 940.482 asociados y la generación de 110.910 empleos. Participan en un 30% de la producción total nacional de oleaginosas y cereales, exportando por un total de U$S 1.303.000.000. En el rubro agroalimentación, las cooperativas representan el 20% de la producción con 1.000.000 de empleos directos. Respecto al servicio de salud, las cooperativas atienden a 11.000.000 de pacientes. También en Brasil se presenta un notable crecimiento del cooperativismo de trabajo de “nueva generación”, tanto del surgido en forma autónoma, como proveedores de otras empresas, como el que nace de la recuperación de empresas en crisis.

El Mercosur cuenta, entonces, con  un total de 18.475 cooperativas  con 16.250.000 asociados. Argentina posee 9.000 cooperativas activas, con aproximadamente 10.000.000 de asociados, Brasil 7.355, con 5.000.000 de asociados, Paraguay 820 cooperativas con un total de 650.000 asociados y Uruguay 1.300 con 600.000 asociados.[1].

A continuación, el mapa resalta la potencialidad geopolítica del Mercosur:

3. ALGUNAS CONCLUSIONES

Un Mercosur que ponga el acento en la educación y en la formación integradora, que se sustenta en el origen común, con instituciones educativas formales e informales entrelazadas, comprometidas e involucradas con un pensamiento estratégico propio, interviniendo en actividades de capacitación, control de calidad, formulación, ejecución y monitoreo de proyectos de estas economías regionales y supraregionales, puede contribuir al avance equitativo de todos y de cada uno de los países. De este modo, el poder de un ideario sudamericano consensuado será un valor intangible que, al bajar al trabajo de campo, se trastocará en una firme fuerza material que estimule los esfuerzos integracionistas. Así se podrán concebir construcciones socioeconómicas plurales que prevean la coexistencia de un sector público transparente y desburocratizado, un sector privado que asuma el riesgo capitalista y un sector de economía social fundacional (cooperativas y mutuales), junto a las nuevas expresiones de los emprendedores solidarios. La planificación participativa y un Estado rector podrán disponer de los instrumentos que articulen a todos ellos en una perspectiva ética de desarrollo, con sustentabilidad humana y ambiental.

Una cultura emprendedora asociativa es central en el renacimiento de nuestra Patria Grande. Estas ideas claman por la realidad como la realidad clama por las ideas que la orienten para promover ámbitos académicos y de interrelación con los actores públicos y privados del Mercosur y de los países asociados. La construcción de redes y bases de datos en común, la organización de conferencias, certámenes, la edición de publicaciones y un sitio web integrado, fortalecerán las investigaciones y las propuestas que hoy naufragan en la dispersión y el aislamiento, confluyendo en foros de discusión y en equipos interdisciplinarios de asistencia técnica, tutorías y de seguimiento de las políticas públicas regionales.

En otras palabras, se trata de dotar de las ideas imprescindibles para que el Mercosur de un salto cualitativo hacia un mercado común ampliado, que tenga conciencia de su propia identidad y recoja las mejores manifestaciones de su historia, de su arte y de su inmensa geografía; de la idiosincrasia que late en una matriz cultural de afinidades que es capaz de hacer camino al andar, delineando una unidad que respete el pluralismo y la diversidad.-

MARIO ELGUE, ex Presidente del INAES y del IPAC (Buenos Aires). Presidente de CIESO, Delegación Buenos Aires.

Artículo del año 2009.


[1]Los datos aquí vertidos son estimaciones provistas por el propio sector de la economía social y por algunos organismos públicos de contralor que registran sus operaciones internas y de exportación. Constituye una asignatura pendiente el contar con una base de datos confiable en cada uno de los países y con guarismos regionales que surjan de una red de integración que de cuenta de las entidades efectivamente activas y de su ponderación con relación al PBI, al empleo, a la infraestructura y a la mejora de la calidad de vida de los sudamericanos.

Compártelo:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Blogplay
  • Add to favorites
  • blogmarks
  • email
  • LinkedIn
  • Meneame
  • PDF
  • RSS
  • Twitter
  • Yahoo! Bookmarks
Guarda el enlace permanente. Publica un comentario

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Boletín del CIESO

Si desea estar informado de todas nuestras actividades, suscríbase a nuestro boletín
[contact-form 404 "Not Found"]
  • Tags


  • 0
    Páginas
    Vistas
    Powered By Google Analytics