Difunden listado de cooperativas y mutuales vigentes y suspendidas.

Con la publicación de la Resolución 1864/2019 en el Boletín Oficial, el INAES da por concluida una etapa en el proceso de Actualización Nacional de Datos de Cooperativas y Mutuales.

A partir del mentado proceso de despapelización impulsado por el Ministerio de Modernización (ahora Secretaría de Gobierno de Modernización de la Nación), el gobierno nacional dispuso procedimientos administrativos de presentación de documentación vía la plataforma Trámites a Distancia (TAD).

Así, con el Decreto 1306/16 se aprobó la implementación del módulo “Registro Legajo Multipropósito” (RLM) del sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE) como único medio de administración de los registros de las entidades y jurisdicciones enumeradas en el artículo 8º de la Ley Nro. 24.156.

Por el carácter de obligatorio de la Actualización Nacional de Datos (AND), el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Nacional (INAES) dispuso entonces “que las cooperativas y mutuales que no dieran cumplimiento se encuentran impedidas de realizar trámites ante este Organismo; sin perjuicio de las medidas de fiscalización pública que se dispongan y promuevan”. Ahora, con la Resolución 1864 dispuso que quedan “suspendidas en su autorización para funcionar hasta tanto hayan creado su Registro Legajo Multipropósito” aquellas entidades que no hubieran realizado el trámite AND. Leer Más »

Dejar un comentario

Fundación CIESO saluda a todos los mutualistas en su día.

Dejar un comentario

La virtuosa complementación entre los principios cooperativos y ODS. Una mirada desde la economía social y solidaria. Por el Lic. Eduardo H. Fontenla.

Un punto común y repetido es que el desarrollo sostenible y la cooperación  son compatibles, afines y se potencian cuando las organizaciones cooperativas se basan en sus principios y valores y a su vez articulan y se comprometen con sus comunidades, tal como lo expresa el séptimo principio.

Hoy las empresas cooperativas y mutuales han adquirido una gran relevancia en el ámbito empresarial, convirtiéndose en entidades socio-económicas de importancia, y en favor de un dinámico desarrollo local/regional articulado con un territorio que genere mayores ingresos, tienda a una equitativa distribución del ingreso y a una disminución del conflictos de intereses.

Al interior de cada cooperativa, los cambios y los desafíos producidos aceleradamente exigen elegir la opción correcta de desarrollo. Por un lado, pensar participativamente una renovación y reformulación de las estrategias y de los procesos de gestión y, por otro, una urgente vuelta a la esencia, valores y principios. Es decir, ofrecer futuro y repasar integralmente las lecciones de identidad e historia de cada organización de la economía social y solidaria. Esto es, aumentar la coherencia entre los lineamientos y postulados orientadores, que marcan pautas y alumbran la acción y gestión.

La brújula, faro y fuente de la diferenciación con otros modelos organizacionales está en la definición, en la tabla de valores y en los siete principios cooperativos que enmarcan al sistema, y han sido oficializados por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI). Ellos son: Adhesión voluntaria y abierta; Control democrático para parte de los asociados; Participación económica de los asociados; Autonomía e independencia; Educación, capacitación e información; Cooperación entre cooperativas e interés por la comunidad.

La definición de la ACI es: Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada.

Para encarar las situaciones nuevas que debemos resolver de forma inteligente, tenemos un mapa doctrinario vivo, solvente y validado por las respuestas concretas, que históricamente, el accionar de la economía social dió a distintas necesidades de las personas, en diferentes lugares del mundo. Leer Más »

Dejar un comentario

EMPRENDEDORES DE LA ECONOMÍA POPULAR. Artículo de Mario Elgue, publicado el 2/7/19 en Clarín.

El emprendedor supone un salto cualitativo desde la relación de dependencia y del contrato transitorio al hacedor autónomo que asume riesgos y toma decisiones. Ante este fenómeno, pugnan por su interpretación el lente de la escuela psicologista (de origen anglosajón), que centra su análisis en la actitud y el talento individual, y otras miradas que hacen hincapié en el contexto sociocultural, territorial y político.

Además de lo sensato de articular ambas ópticas, es pertinente diferenciar a los emprendedores por necesidad de los emprendedores de oportunidad. Los primeros, son aquellos de menores recursos que se improvisan como tales, ante la falta de otras ofertas laborales y, los segundos -generalmente de clase media, con cierto perfil profesional y/o tecnológico-, que aun teniendo un mejor nivel de vida, desean ser reconocidos en lo suyo, ansían generarse mayores ingresos y/o se movilizan para valerse por sí mismos.

Un obstáculo a la movilidad social ascendente de los potenciales emprendedores de la base y de los sectores medios de la pirámide, se origina en el paternalismo de algunas políticas públicas, en el accionar de algunos consultores sin experiencia territorial o por el desempeño de actores que debutan en estas lides y que –presos de barreras culturales y de inercias actitudinales difíciles de sortear- replican la situación socioeconómica previa a la puesta en marcha del nuevo proyecto.

La figura del emprendedor, cuando se asocia por convicción y/o para obtener escala, encuentra su traje a medida en la cooperativa (de provisión de servicios o de trabajo): tiene a su alcance un formato cuyos perfiles sintonizan con determinados valores imperantes en la sociedad. Leer Más »

Dejar un comentario

En el marco del Día Internacional y Nacional del Cooperativismo, a celebrarse este sábado 1 de julio, compartimos un artículo sobre Ariel Guarco, Presidente de la ACI: “No hay futuro de trabajo decente y sostenible sin cooperación”.

Ariel Guarco, presidente de la ACI. Ariel Guarco, presidente de la ACI, brindó un discurso en la OIT donde expuso las propuestas elaboradas por el organismo que dirige para mejorar el futuro del trabajo. “Si no resolvemos el problema de financiación no vamos a poder incrementar la inversión en el trabajo decente y sostenible”, afirmó.

Del 10 al 21 de junio, en Ginebra (Suiza), la Organización Internacional del Trabjo (OIT) celebró la 108ª Conferencia Internacional del Trabajo, en la que estuvo presente el presidente de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), Ariel Guarco.

Luego de agradecer en nombre del movimiento cooperativo mundial por la invitación a ser parte de las actividades de conmemoración del centenario de la OIT, Guarco señaló: “Somos parte de la misma historia, del presente y el futuro de la cooperación internacional”. Y continuó, “este estrecho vínculo entre la ACI y la OIT se explico por el mutuo interés en un aspecto central de nuestra sociedad, la promoción del trabajo docente”.

Además, el presidente de la ACI agradeció al Comité Plenario de la Conferencia Internacional del Trabajo por incluir a las cooperativas y la economía social y solidaria dentro de la “Declaración del Centenario de la OIT de 2019 para el futuro del trabajo”. “Esta mención para nosotros es muy significativa ya que nos permitirá realizar una mayor incidencia y una mayor capacidad de presentación de propuestas de políticas públicas favorables para las cooperativas, y reforzará aún más el partenariado que estamos renovando con la firma de un nuevo memorándum de entendimiento y colaboración entre la ACI y la OIT”.

Guarco esbozó la visión y propuestas del cooperativismo frente a la innovación dentro del trabajo: “Coincidimos plenamente (con la OIT) con la necesidad de garantizar el derecho al aprendizaje permanente para que las personas puedan hacer frente a los riegos y las oportunidades de los cambios tecnológicos, y agregamos, ese derecho a la educación debe incluir investigación, enseñanza y aprendizaje sobre alternativas de modelos empresariales centrados en las personas. Debe incluir por lo tanto a la educación cooperativa”.

En esta dirección, el presidente de la ACI sostuvo que “no hay futuro del trabajo decente y sostenible sin cooperación, sin una innovación que esté al servicio de la dignidad humana”, y agregó: “Desde la ACI ponemos a disposición la experiencia en educación y los dispositivos de formación con los que cuenta el movimiento cooperativo”. Y propuso, en nombre de la Alianza, realizar convenios con los gobiernos, organizaciones empresariales y de trabajadores que fomenten la investigación y formación de modelos cooperativos del trabajo.

El dirigente argentino también se refirió al segundo eje que la OIT propuso debatir durante la Conferencia, el cual refería a incrementar la inversión en trabajo decente y sostenible. “Creemos que es necesario profundizar en el marco de la OIT los acuerdos sobre cuáles son las formas de gobernanzas y las conductas empresariales más adecuadas para la promoción del trabajo decente y sostenible”, y sugirió a “empresas gobernadas democráticamente por los usuarios, trabajadores o productores, en el marco de los principios y valores del cooperativismo”.

En esta línea, Guarco aseguró que “es necesario debatir cómo va a ser el financiamiento de las inversiones de estas empresas”, y añadió, “tenemos un grave problema que es que las condiciones financieras del mercado ejercen una fuerte presión sobre las empresas para que cumplan con los objetivos de financiación de corto plazo, y con las expectativas de los accionistas. Con estos objetivos a las empresas les resulta difícil comprometerse con el ajuste de las actividades del programa centrado en las personas. Si no resolvemos el problema de la financiación, no vamos a poder incrementar la inversión en el trabajo decente y sostenible”.

En contraposición, el presidente de la ACI propuso que la OIT promueva los fondos públicos dirigidos al financiamiento de proyectos de cuidados, de desarrollo rural, de servicios públicos sostenibles, entre otros, y de aquellas actividades y áreas sensibles en términos de creación de trabajo decente y sostenible, donde se priorice a las empresas que por su gobernanza garanticen un ajuste con el programa centrado en las personas.

Respecto al eje de invertir en las instituciones del trabajo propuesto por la OIT, Guarco subrayó que desde la Alianza están de acuerdo con el diagnostico y las propuestas de la Comisión Mundial del Futuro del Trabajo. “El presente y el futuro del trabajo requieren de institución fuertes para compensar la asimetría inherente a la relación entre el capital y el trabajo, y así garantizar relaciones laborales justas y equilibradas”. Respecto a este punto pidió por sindicatos fuertes para que sean complementarios al cooperativismo.

Desde la ACI propusieron que “el trabajo asociado cooperativo sea reconocido como un status de trabajo sui generis, en razón de que su propósito es compensar la asimetría que existe entre el capital y el trabajo a través de la constitución de empresas gestionadas por los trabajadores, y por lo tanto incluir a las cooperativas de trabajo asociado, explícitamente, dentro de la estrategia de la OIT”.

Finalmente, Guarco solicitó reeditar el esquema de diálogo tripartito (gobiernos, organizaciones empresariales y las organizaciones de los trabajadores) más uno (el cooperativismo), para poner en la agenda de la Conferencia Internacional del Trabajo la revisión y la actualización de la recomendación 193 en los próximos años.

Fuente: https://www.mundo.coop/articulos/53-internacionales/1069-no-hay-futuro-de-trabajo-decente-y-sostenible-sin-cooperacion

Dejar un comentario

Boletín del CIESO

Si desea estar informado de todas nuestras actividades, suscríbase a nuestro boletín
Nombre
Email
  • Tags


  • 0
    Páginas
    Vistas
    Powered By Google Analytics